Logo

  • ¿Cómo recuerdas tu paso por UDLA?

Fue un periodo realmente enriquecedor. Fui parte de la generación Executive que ingresó en 2011, en la cual todos éramos adultos, teníamos trabajos y responsabilidades familiares que hacían muy difícil dedicarnos 100 por ciento a lo académico. En mi caso, ingresé a los 31 años, con un hijo de dos meses y tenía un trabajo independiente. Se veía difícil, pero el apoyo de la Escuela de Periodismo y de los docentes nos permitió avanzar y lograr titularnos exitosamente.

Además del compromiso académico, la Universidad tuvo un compromiso personal con el progreso de cada uno de los alumnos. UDLA no solo me dio las herramientas profesionales necesarias para desempeñarme en la industria, sino que además me entregó el aliento para continuar y no decaer.

  • ¿Qué destacas de tu formación como profesional en la Universidad?

He conocido otras realidades académicas y es realmente importante la calidad docente. En UDLA nos formaron reconocidos periodistas y académicos, quienes nos transmitieron los conocimientos de la teoría, pero aún más importante, el conocimiento de la experiencia profesional, la del reporteo callejero, la investigación, instándonos a conocer lo que hay más allá de lo oficial.

Caso insigne, el de nuestro recordado profesor Fidel Oyarzo (QEPD), quien nos guio en periodos noticiosos tan destacados como el de los movimientos estudiantiles y sociales que comenzaron el 2011. En lo técnico, UDLA una de las universidades que otorga los mejores y más avanzados elementos técnicos para cursar nuestra carrera; cuando se llega al mundo profesional, la mayoría de los recursos técnicos para hacer radio y TV ya los hemos utilizado y tenemos competencias adecuadas para ejercer la profesión. 

  • ¿En qué estás trabajando y cuál ha sido tu mayor logro hasta el momento?

Actualmente, soy periodista del Departamento de Prensa de Canal 13, donde realizo reporteo en terreno y despachos en vivo de diferentes temáticas, la mayoría vinculadas a la emergencia sanitaria que vivimos actualmente.

Sin duda, pese a los riesgos personales y profesionales, es una de las experiencias y desafíos más importantes que he tenido. Situaciones de este tipo permiten conocer realidades económicas que no solo afectan a los países en lo macro, sino que exponen tristes realidades sociales e individuales que se deben evidenciar. También fui periodista del Departamento de Prensa de TVN, donde por casi dos años, realicé reporteo nocturno de temas policiales donde obtuve valiosas herramientas de reporteo.

  • ¿Cómo analizas que ha sido tu experiencia cubriendo para televisión la crisis sanitaria que vive el país a raíz del COVID-19?

Ha sido una gran experiencia, inigualable, es un hecho histórico que pone en jaque a todo el sistema. En la cobertura que realizamos en TV, estamos evidenciando la gravedad de esta crisis e intentando transmitir al llamado al cuidado personal y social y mostrando los errores que ha cometido la administración en esta crisis.  

Crisis como esta obligan a tener una responsabilidad, y ética profesional para con quienes se informan a través de nuestro trabajo. 

  • ¿Cuáles son tus proyecciones a futuro?

No me limito a ningún desafío ni área del periodismo en el futuro, sin embargo, me gusta mucho el lenguaje audiovisual y comunicar de esta manera. Por ello es que me encantaría seguir reporteando tal como lo hago hasta hoy, en terreno e informando las realidades de nuestra sociedad y el desarrollo de hechos tan significativos e históricos como los que vivimos hoy.

 

Comparte: