Logo

Dado el escenario sanitario actual, las actividades presenciales relacionadas a la simulación clínica, han sido diferidas o suspendidas, lo que ha generado que los equipos deban buscar nuevas alternativas metodológicas que permitan el desarrollo de competencias.

Ante eso, la Facultad de Ciencias de la Salud reunió a expertos de simulación clínica nacionales e internacionales en el seminario online “¿Cuál es el rol que toma la simulación en tiempos de pandemia?”, donde abordaron esta temática desde diferentes aristas.

La jornada comenzó con la exposición de Nadir Ayrad, coordinador de Investigación y Desarrollo de la Fundación Garrahan, quien explicó “que una vez que comenzó la pandemia adaptamos los espacios, recursos, personal, presupuesto y los compromisos, como cursos y charlas, que teníamos tomados con anterioridad. Por ejemplo, ahora nuestros espacios de atención nos sirven para hacer videos, fotografías de campaña, mientras que el laboratorio de desarrollo es utilizado para las necesidades que han surgido a partir de la pandemia por COVID-19. Nuestros proyectos deben tomar una pausa, hoy más que nunca la simulación debe ser flexible”.

Luego vino la presentación de Jorge Bustos, médico cirujano, y Director del Hospital de Simulación de la Universidad Hispanoamericana, quien hizo un repaso de cómo debería enfrentar, desde la toma de decisiones, un centro de simulación esta crisis sanitaria.

“En situaciones así es importante centrar las decisiones en tres áreas: presupuesto y ejecución; cadena de suministro y soluciones alternas para mantener operaciones. Es crucial analizar el posible congelamiento de inversión, la limitación de las operaciones, la opción de la virtualidad, el apoyo a los servicios de salud, el préstamo de equipos, fabricación de equipos de protección personal que evite el contagio del COVID-19 y la posibilidad de alquilar los espacios del centro a instituciones que lo necesiten”, manifestó el profesional.

Por su parte, Juan Manuel Fraga, médico cirujano y actual Director de Cáncer Center Tec 100, Querétaro, México, centró su exposición en los cambios que ha tenido la estrategia educativa en los centro de simulación a raíz del COVID-19.

“Esta pandemia es un escenario único e irrepetible que nos está enseñando muchas cosas. Tenemos que aprovechar que nuestros estudiantes aprendan de esas herramientas. Los alumnos ahora pueden hacer desde sus casas algunos ejercicios de simulación en línea, están aprovechando mucho más los casos digitales para cuestiones de razonamiento clínico, están explotando el uso del video y hasta se pueden hacer debriefing en línea. También están tocando contenidos relevantes como la epidemiología, la virología, el uso de la telemedicina, la bioseguridad y el autocuidado”, apuntó el profesional.

En la jornada también participó Blanca Águila, enfermera de la Universidad de Magallanes y   Directora Nacional de Simulación Clínica de UDLA. La especialista explicó cómo ha sido la implementación de la telesimulación en nuestros centros: “Para nosotros era algo nuevo, un desafío importante. El proyecto comenzó en las escuelas de Enfermería y Técnico de Nivel Superior en Enfermería donde transferimos la simulación presencial al área online resguardando la calidad, ante todo. En tercer año, por ejemplo, logramos transportar un 50% de las horas que se hacían presenciales a una modalidad en línea, lo cual nos generó un desafío grande como equipo. A partir de eso, tuvimos que crear nuevos protocolos y estrategias tantos metodológicas como evaluativas”.

El conversatorio siguió con la presentación de José María Quintillá, médico pediatra y presidente de la Sociedad Española de Simulación Clínica, quien afirmó que “las personas que trabajamos en el área podemos aportar con aprendizajes que van dirigidos a la construcción de realismo, reflexiones deliberadas y estructuradas, entrega de seguridad psicológica y física”.

Para finalizar, la médico cirujano de la Universidad de Chile y Presidenta de la Federación Latinoamericana de Simulación, Marcia Corvetto, compartió con los asistentes los buenos resultados que ha tenido en la Pontificia Universidad Católica los cursos de telesimulación.

“En cursos con 60 alumnos de tercer año de medicina, donde se hicieron simulación con tele-feedback versus feedback tradicional en entrenamiento de torococentesis y paracentesis, los resultados fueron muy buenos para la retroalimentación virtual: 80% vs. 43% en torococentesis y 91% vs. 67% en paracentesis.  Con estos resultados podemos pensar que el feedback a distancia fue incluso un poco mejor que en presencial”, manifestó la doctora.

Comparte: