Logo

El Dr. Osvaldo Artaza, Decano de la Facultad de Salud y Ciencias Sociales, realizó una ponencia sobre los “Aprendizajes de la atención a la pandemia por COVID-19 centrados en la calidad en Salud”, en el seminario “Problemas prioritarios y panorama del Sistema de Salud en México”.

La iniciativa estuvo a cargo de la Asociación Mexicana de Calidad en Salud y Seguridad del Paciente, organización que busca integrar redes multidisciplinarias de profesionales de la salud y áreas asociadas en los diferentes niveles de atención, mediante estrategias de enseñanza, seminarios, charlas y capacitación.

El Decano de la Facultad reflexionó sobre las lecciones que dejó la crisis sanitaria para comprender la relevancia de la labor del área de la salud en el bienestar de las personas, centradas en la calidad de atención de un servicio digno y universal, destacando el compromiso por la equidad social y disminuir las brechas de acceso.

La autoridad de UDLA hizo un análisis del impacto de la pandemia que visibilizó la debilidad a nivel planetario de generar una gobernanza de la crisis que contuviera su expansión y sus consecuencias, a través de articular respuestas oportunas y colaborativas entre todos los países, al mismo tiempo que se pudiera disponer de vacunas de modo oportuno y equitativo.

“Una característica en común de los sistemas de salud en la región es el contexto social que la enmarca, caracterizada por grandes poblaciones en la pobreza viviendo el impacto de las determinantes sociales de la salud y la exclusión y falta de garantías a derechos en salud, especialmente en poblaciones indígenas, mujeres y personas de escasos recursos, provocando un injusto impacto de mayor mortalidad por COVID en los grupos excluidos”, comentó Artaza, respecto a las lecciones aprendidas.

Junto a la debilidad planetaria, según Artaza “la pandemia visibilizó la fragilidad de la autoridad sanitaria en los países en cumplir con la gestión de riesgo, lograr que la ciudadanía cumpliera con las medidas propuestas y en generar una adaptación de los servicios de salud oportuna y eficaz”.

Para concluir, Osvaldo Artaza proyecta que la tarea que dejó la pandemia es “fortalecer la gobernanza global de la salud pública en el mundo, las capacidades de rectoría y de cumplir con las funciones esenciales de salud pública de las autoridades sanitarias en los países, las capacidades de los sistemas de salud para responder a las crisis sanitarias y la de las propias comunidades para participar e involucrase en respuestas efectivas” de modo que las crisis sanitarias no impacten de manera tan dramática en el  bienestar y calidad de vida de las personas y comunidades.

Comparte: