Terapia Ocupacional reúne valiosos testimonios en webinar «Vida cotidiana y discapacidad en tiempos de pandemia»

Publicado el 18 de junio de 2020

 Atendiendo las preocupaciones de la comunidad en medio de la crisis sanitaria que vive nuestro país, la Escuela de Terapia Ocupacional desarrolló el webinar “Vida cotidiana y discapacidad en tiempos de pandemia: una mirada desde los Derechos Humanos”, con la finalidad de reunir una serie de testimonios y generar una reflexión sobre cómo las personas en situación de discapacidad han vivido estos meses.

El encargado de abrir la jornada fue Richard Quinteros, profesor de Educación Diferencial con mención en Discapacidad Intelectual, y cofundador de la agrupación “Centro de Acompañamiento Apoyo y Orientación Sexual” (Caaos) quien hizo una presentación basada en cómo funcionan los Derechos Humanos y los diferentes documentos que ha firmado Chile para asegurar la protección a las personas con discapacidad.

“Dentro del Sistema Universal de DD.HH. tenemos como gran documento la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y Protocolo Facultativo, que fue ratificada por Chile en el 2008. En ese documento hay artículos que tienen directa relación con la pandemia que estamos viviendo hoy como por ejemplo el número 9 de Accesibilidad ¿Les está llegando la información a las personas de la comunidad sorda o ciega? ¿Las personas con discapacidad física se pueden trasladar fácilmente?, el número 10 que habla sobre el derecho a la vida ¿Las personas están accediendo a ventiladores? ¿Cómo el Estado se está haciendo cargo de que la población con discapacidad no sienta que tiene más riesgo por estar en mayor vulnerabilidad? o el número 16 que apunta la protección contra la explotación, la violencia y el abuso de personas con discapacidad ¿Cómo se está previniendo?”, planteó el expositor.

Luego fue el turno de Carolina Pérez, docente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile y activista social por los derechos de las personas con discapacidad y la diversidad sexual. La comunicadora manifestó que “si bien esta es una crisis sin precedente, podríamos haber estado mejor preparados. El Estado no solo está violando los derechos humanos de las personas con discapacidad sino de toda la comunidad. Me preocupa que el Estado o los hospitales decidan conectar o no a un ventilador mecánico, porque claramente las personas con discapacidad no somos prioridad al igual que muchos grupos como los adultos mayores o las personas privadas de libertad”.

El seminario también contó con la presencia de Matías Poblete, educador diferencial de la Universidad Central y presidente de la Fundación Chilena para la Discapacidad, quien adelantó que “Chile está muy al debe en el tema de las personas con discapacidad y un ejemplo claro es que hasta el momento nosotros aún no sabemos cuántos de esos ciudadanos tienen COVID-19. Tampoco existe regulación en muchos ámbitos, qué está pasando con la educación, cómo lo están haciendo con las clases a la distancia, cómo están tomando los medicamentos para el COVID-19 si los laboratorios no tienen los envases en sistema braille y una serie de cosas. Esta pandemia está mostrando todos los déficits que tiene el Estado con nosotros”.

Otra de las participantes fue Katherine Wollermann, estudiante de Terapia Ocupacional de UDLA y deportista profesional paraolímpica de Chile. La paracanotista compartió cómo ha sido enfrentar la emergencia sanitaria desde el lado deportivo: “Ha sido muy difícil. Estaba clasificada a Tokio 2020 y ese era mi objetivo, ahora no me puedo planificar en nada. Me estoy adaptando a las nuevas modalidades y me tengo que adaptar a lo que tengo. Tengo un gimnasio armado en mi casa, pero nada me va a devolver el contacto con la naturaleza que es lo principal de mi disciplina. Espero poder reinventarme a partir de esto”.

Caterina Trabucco, egresada de Terapia Ocupacional de UDLA, también compartió su vivencia apuntando que “hay muchas personas que están complicadas con la obtención de medicamentos o con la posibilidad de ir a terapias porque ni siquiera están incorporadas en los sistemas, eso también es discriminación. Es necesario ser proactivo, buscar información y gestionar red de apoyo para así tener lo básico en esta situación de pandemia”.

Para finalizar, tomó la palabra Irma Iglesias, presidenta y fundadora de Down 21 Chile quien se mostró preocupada por la situación educacional de las personas con discapacidad e hizo un llamado a las autoridades con respecto a una posible vacuna contra el COVID-19.

“Estamos en un momento brutal porque tuvimos que sacar a los niños de las salas de clases. Si antes era problemático para los profesores considerar a estos niños con síndrome de Down, al sacarlos del aula, los invisibilizamos completamente detrás de un computador. Con respecto a la vacuna, yo espero que las personas de la tercera edad y las personas con discapacidad, y sus familias, sean las primeras en recibir las dosis”, afirmó.

Comparte: